25 ene. 2016

Seguimos para bingo

Una entradita nueva para saludar, tranquilizar al que esté un poco nervioso al ver que no aparezco pese a haber anunciado nueva novela para esta época, y comentaros que no me he olvidado de mi promesa. Lo que ocurre es que la siguiente entrega de El Segundo Ocaso, que estaba anunciada para estos días, necesita un poquito más de edición de lo que yo había previsto.

No recordaba haber escrito una novela taaaaaan enorme, os lo juro. Y no sabéis lo difícil que es quitarle más de 1/3 a una historia sin que se note que se lo has quitado -es decir, arañando palabras aquí y allá hasta ir recortándole las puntas-. Es difícil, es trabajoso y es desesperante, pero una de las cosas que jamás haré será publicar una novela con la que no esté satisfecha al 100%... y en este caso sé que, si cortase a lo bestia para conseguir que la novela tenga la longitud adecuada (o al menos que se pueda publicar en un único tomo), no me quedaría satisfecha. Así que nos toca esperar unas semanitas más, me temo =( pero no os preocupéis: no serán muchas, un par de ellas o así. Lo justo para darme tiempo a terminar de podarla, revisarla una última vez y maquetarla.

Para que me perdonéis por el retraso, aquí os dejo tres extractos de la nueva novela. No son del principio, así que podéis, si os apetece y os aburrís, hacer un par de cábalas a ver qué significan y por dónde va a ir la historia en la parte IV de la saga...

I. Demasiada luz puede deslumbrar, pero sin luz no vemos nada. A veces hay que cerrar un ojo para ver con claridad. A veces hay que romper a un hombre para que vuelva a vivir.
A veces te odio tanto, Tije, que te mataría con mis propias manos.

II. —A partir de ahora, Kinho —dijo el emperador, posando una mano amistosa sobre su hombro—, puedes llamarme Alhaii.

III. Y entonces olvidó al joven ingenuo, al hombre vengativo, al comandante helado y al rey impaciente y se permitió el lujo de ser, por un instante diminuto y precioso como una joya, simplemente Angarad.


Otra cosita que os quería comentar es que estos últimos días me han enlazado una crítica de El Segundo Ocaso III (Entre las dos orillas) que no había leído. Es la novela de la saga que menos reseñas y críticas ha recibido por el momento, de modo que cada una que se publica me hace sonreír muy a lo bestia. Y más si es una crítica como esta, que una vez más la califica de sobresaliente.

Siempre es maravilloso saber que a los lectores les gustan mis novelas, pero saber que he conseguido hacer reír, gritar y llorar a alguien... llamadme cruel y malvada, pero es una satisfacción enorme. No por el disgusto del lector, claro (no soy tan mala), sino porque eso significa que he conseguido hacerle SENTIR. Y eso, para un escritor, es lo máximo.

La reseña ha sido publicada en la página Más que veneno, y hay extractos en Amazon y Goodreads. Si tenéis curiosidad, podéis leer la crítica entera en la página original.

Y... nada más, de momento. Os tendré al tanto de la evolución de El Segundo Ocaso IV, pero ya podéis ir tachando días en el calendario porque no le queda nada ;) ¡Prometido!