4 oct. 2013

Un momento "aww"

Habitualmente no hago estas cosas, porque los comentarios que me hacen los lectores acerca de cualquiera de mis novelas suelen ser opiniones privadas y no me gusta airear las conversaciones que no se deben airear :P En este caso voy a hacer una excepción, pero sólo por un motivo: porque esta opinión se hizo en público, y porque estaba planteada, o al menos así lo parece, para que la leyera la mayor cantidad de gente posible.

Hace ya muchos años (unos veinte o veinticinco) que tengo un sueño: hacer soñar a otros. Enterarme de que lo he conseguido, siquiera con una persona, es algo emocionante. Por eso os enlazo este comentario que hizo un lector en Facebook: para que compartáis conmigo, si queréis, la emoción de saber que he logrado hacer soñar a alguien, a uno, o a varios, dos, tres, cuando son más de uno ya da igual el número ^^ (por si no tenéis Facebook, os dejo el texto que publicó para que lo leáis):



«[...] Hay que tener un valor enorme para estar dispuesto a abandonarlo todo y perseguir los sueños, especialmente en una carrera como es la de escritor, que a veces te trae el éxito, pero suele acarrear bastante más a menudo unas cuantas decepciones, confusión y en ocasiones, tristeza por tener la sensación de no estar avanzando en la dirección correcta. Y aun así, Virginia Pérez de la Puente es escritora. Con toda su alma y su corazón.

Y no es una escritora cualquiera; es una escritora excelente. Siempre que leo una novela suya siento esa extraña sensación que me embargaba de crio cuando leía mis cuentos favoritos; esa sensación que me hace olvidarme de todo y sumergirme en el mundo que describe hasta el punto de que tengo que seguir leyendo y leyendo con ansia. (Y que conste que a veces la susodicha me regaña por ello) No puedo soltar el libro hasta que lo acabo, y a menudo tengo que dejar pasar un rato para que se asiente en mi cabeza y pueda interactuar razonablemente con el mundo real.

Estoy plenamente convencido de que si una escritora de su talla tuviera la publicidad adecuada alcanzaría un éxito equiparable a, por ejemplo, Laurell K. Hamilton o J.K Rowling. Tal es su nivel, y considero que es, hoy día, a pesar de todo, uno de los mayores exponentes de la fantasía literaria en nuestro país, incluso en una época donde la fantasía, el terror y la ciencia ficción española alcanzan cotas de talento increíblemente altas.

Obviamente, esto no tendría gracia si no dijera, de paso, que aun siendo una excelente escritora, sigue siendo una persona cercana, de muy buen humor, tolerante y abierta, con una opinión bastante positiva frente al mundo, al contrario que algunos escritores que con mayor o menor éxito se sienten como divos por haber escrito y publicado algo. (De momento he visto pocos de estos y los esquivo todo lo que puedo, todo sea dicho).

Por estas cosas, que son pequeñas (porque soy pequeño) pero importantes (porque reconocer el talento es importante) me gustaría decir; bravo por ti, Virgi. Espero que sigas escribiendo con mucha salud y con esa habilidad que ya ha enamorado a muchos lectores y que también hace que yo te putee a cada dos por tres, tal que así; “¿Pero para cuando el próximo libro, Virgi? Curra, esclavacha!”»

Awwww

No hay comentarios :

Publicar un comentario